ONU: ébola podría desestabilizar la economía de Guinea por 10 años

10-oct-2014

El PNUD centra sus acciones en la participación comunitaria y la pronta recuperación del impacto socioeconómico sobre el país. @PNUD

Conakry, Guinea  -- Se necesita apoyo urgente para evitar una debacle económica en Guinea, donde la crisis desatada por el ébola está destruyendo vidas, empleos y servicios esenciales, advirtieron funcionarios para el desarrollo de las Naciones Unidas, agregando que la crisis ya ha afectado a todos los sectores de la economía y podría prolongar sus efectos hasta diez años después que haya terminado.

"La crisis de salud en Guinea, uno de los tres países más gravemente afectados, ha invadido todos los aspectos de la vida de las personas", aseguró Magdy Martínez-Solimán, Subsecretario General de las Naciones Unidas y Director de la Dirección de Políticas y de Apoyo de Programas del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). "El ébola está paralizando los servicios de salud, pero además, está cerrando empresas, interrumpiendo la producción, venta y exportación de productos alimenticios esenciales y afectando la escolaridad en todos los niveles", agregó el funcionario en sus últimas declaraciones durante su visita oficial a la capital, Conakry. "Podemos evitar la parálisis si actuamos ahora para asegurar que no se esfume el resultado de los esfuerzos orientados al desarrollo que se han venido haciendo durante años", concluyó
 
Tras un prolongado período de inestabilidad política, el crecimiento económico de Guinea había repuntado. El país comenzaba a avanzar en sus esfuerzos en la lucha contra la pobreza y en la creación de un futuro mejor para la población. Hoy, en cambio, el tráfico de contenedores en el puerto de Conakry se ha reducido en una tercera parte, en tanto que ha disminuido en dos tercios el movimiento de personas en el aeropuerto. En el noreste del país, las exportaciones de frutas y hortalizas a los países vecinos se han reducido en un 90 %. Los sectores agrícola y minero también han sufrido duros reveses: hay menos agricultores trabajando la tierra, lo que amenaza con reducir el rendimiento de los cultivos en la época de la cosecha, y las empresas mineras, por su parte, les han pedido a los trabajadores que permanezcan en sus hogares.
 
El PNUD está reorientando su programa en Guinea para ayudar a hacer frente a la crisis socioeconómica sobre la base de tres prioridades: la participación de la comunidad para detener el avance de la enfermedad y mantener la seguridad, transferencias de efectivo para garantizar la continuación de los servicios esenciales, y la evaluación del impacto socioeconómico de la crisis.
 
El PNUD movilizó de inmediato su programa de policía vecinal en Conakry para ayudar a generar confianza, asegurar las zonas pobres, informar de casos en que se sospeche infección y crear conciencia en las comunidades sobre el modo de evitar contraer el ébola. El organismo está formando y desplegando 500 agentes policiales (muchas de ellas mujeres) en algunos de los vecindarios más vulnerables. La iniciativa también permitirá luchar contra la enfermedad en el sureste del país, zona en que apareció la epidemia.

Además, el PNUD está financiando un centro de alerta temprana en que se ubican en tiempo real en mapas de localización geográfica incidentes de seguridad que se informen en cualquier punto del país, incluidos 42 puestos fronterizos, todo visible en una pantalla del Ministerio de Seguridad. El esfuerzo ayudará a asegurar las zonas donde la amenaza del ébola ha dado origen a situaciones de violencia.
 
En Conakry, el PNUD identificó y movilizó su red de 2.500 jóvenes voluntarios, que están ayudando a prevenir la propagación de la enfermedad mediante la distribución de jabón y cloro, mientras enseñan a los miembros de las comunidades a lavarse bien las manos y evitar el contacto con personas que puedan estar infectadas. A fin de garantizar una lucha eficaz contra la epidemia, el PNUD está preparando, en colaboración con sus asociados, un plan que propone hacer transferencias de efectivo a los trabajadores de la salud para identificar y rastrear rápidamente los contactos de los pacientes. Las transferencias también se dirigirán a los sobrevivientes y sus familias, que sufren a causa del estigma y las dificultades económicas.
 
El organismo también movilizó un equipo de economistas para apoyar al gobierno en la evaluación de las repercusiones socioeconómicas de la crisis desatada por el ébola en Guinea. Los resultados de la evaluación se utilizarán para planificar actividades de recuperación temprana e identificar necesidades de inversión.
 
El PNUD, que ha sido reconocido como la organización de asistencia más transparente por el Índice de Transparencia de la Ayuda de 2014, colaborará estrechamente con la nueva Misión de las Naciones Unidas para la Respuesta de Emergencia contra el Ébola (UNMEER) y trabajará a nivel mundial para movilizar fondos y apoyo adicional para luchar contra la epidemia y sus consecuencias.
 
Durante su visita, el jefe de la UNMEER, Anthony Banbury, y Martínez-Solimán se reunieron con el presidente Alpha Condé y con socorristas, en particular de Médicos Sin Fronteras, la Cruz Roja, la sociedad civil y organizaciones del sector privado. Luego viajó a Freetown en compañía de Ruby Sandhu-Rojon, Director Adjunto de la Dirección Regional para África del PNUD, para dar apoyo a los trabajos del PNUD y fortalecer la respuesta de la s Naciones Unidas en la zona.
 
El Director de la Dirección Regional para África del PNUD, Abdoulaye Mar Dieye, llegó también a Accra, donde se reunirá con Banbury y el equipo de las Naciones Unidas en el país en Ghana. Dieye se ha mantenido en conversación con los gobiernos de la región analizando el tema de la ampliación del corredor humanitario a fin de acelerar la respuesta.

Contact information

Nicolas Douillet, Especialista en comunicaciones del PNUD África
Tel: +1.917.701.1520 - Email: nicolas.douillet@undp.org

Sandra Macharia, Asesora regional en comunicaciones del PNUD en Nueva York

Tel: +1.212.906.5377 - Email: sandra.macharia@undp.org

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe